ANÁLISIS A FONDO: ¿Luz al final del túnel?

0
9

Francisco Gómez Maza

México se defiende en un mar turbulento

Más que económica la crisis en política

Después del gran susto producido por la aporreada del Lunes Negro, las muy negras expectativas comenzaron a disiparse y todo el mundo entró en razón, reconociendo que la inestabilidad del tipo de cambio está dependiendo de la tosudez árabe-rusa. O sea que sus causas, más que económico-financieras, son de alta política política.

Las turbulencias de los mercados financieros se intensificaron la semana pasada, cuando la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), liderada por Riad, y sus socios petroleros, encabezados por Moscú, no lograron un acuerdo para reducir la producción de crudos y apoyar los precios, en un contexto de caída de la demanda por el coronavirus.

Los precios del dólar, en contrapartida, están experimentando leves subidas y mantienen una gran volatilidad. En los últimos 8 días la divisa verde acumula importantes pérdidas del -2.00% más o menos; sin embargo, en términos anuales todavía mantiene pérdidas del seis por ciento en promedio. Y se mantiene aún lejos del máximo anual conseguido el 24 de abril del 2019.

El peso, que perdió 8 por ciento en la jornada del lunes 9 – se cotizó arriba de 21 pesos por dólar -, se recuperó al cierre de la jornada del martes, para ubicarse en 20.93 por cada dólar, y luego apreciarse a 21.51 por dólar, en la apertura del mercado de este miércoles 11 de marzo, de acuerdo con las dopaminas de los especuladores.

Pero nada está perdido si usted le cree al secretario Arturo Herrera Gutiérrez, responsable de la aplicación de la política económica del gobierno de la 4T, quien envió a los agentes económicos 10 contundentes mensajes de optimismo, asegurando que la economía y las finanzas públicas del país están blindadas contra los malos escenarios internacionales, la volatilidad de los mercados ocasionada por las incertidumbres que produce el coronavirus y el impacto negativo de la caída de los petroprecios.

No lo creerán quienes descalifican, de entrada, sin pruebas, más que con el argumento de la bilis, al gobierno. Pero es constatable que la economía nacional y las finanzas públicas están blindadas para hacer frente a los malos escenarios y para poder campear cualquier “tempestad”, a raíz del coronavirus y la caída de los petroprecios. Así lo indican los análisis financieros de este escribidor.

Por una parte, casi las cuatro quintas partes de la deuda pública – interna y externa- están en pesos y el 81 por ciento, a tasa fija. Además, el 100 por ciento de la deuda externa está a tasa fija y la mayor parte de la deuda está a largo plazo, lo que protege a la economía en su conjunto porque México no tiene que hacer grandes desembolsos para cumplir con el servicio de la deuda.

El gobierno de México, en segundo lugar, mantiene dos líneas de crédito con el Fondo Monetario Internacional y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, la primera por 61 mil millones de dólares, y la segunda por 9 mil millones de dólares. Además, está de parapeto el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), con un saldo de 158 mil mdp, y el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) con 60 mil millones de pesos. No hay que olvidar las coberturas petroleras que cubren un precio de 49 dólares por tambo de petróleo mexicano.

Adicionalmente, luego de la caída de más de 11 dólares en el ‘lunes negro’, la mezcla mexicana de petróleo de exportación se cotizó en 27.40 dólares por barril; es decir, una recuperación de 2.97 dólares respecto a la jornada previa. Es esperable, no obstante, que el precio del petróleo continúe presionado a la baja, ya que Rusia se negó a apoyar las medidas adicionales sugeridas por la OPEP y Arabia Saudita recortó sus precios para las ventas de crudo de abril, su mayor descuento en más de 20 años. Asimismo, Saudi Aramco se comprometió este martes a elevar su producción petrolera a un nivel histórico de 12.3 millones de barriles diarios, a partir del próximo mes, 25 por ciento por arriba de la producción actual.

Al lado del tipo de cambio, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tomó un respiro, el martes, al cerrar con ligeras alzas la jornada, luego de que el lunes registraron fuertes descalabros a consecuencia del desplome del precio internacional del petróleo y del riesgo que representa el coronavirus para la economía mundial.

The post ANÁLISIS A FONDO: ¿Luz al final del túnel? appeared first on Almomento.Mx.