Congreso de Yucatán rechaza plan de reactivación estatal

0
49

MÉRIDA.— Con 14 votos a favor y 11 en contra, el Congreso de Yucatán rechazó la solicitud del gobernador Mauricio Vila Dosal para contratar una deuda por 1 mil 728 millones de pesos para la reactivación económica del estado.

  • Debido a que se trataba de un empréstito a 20 años, era necesario el voto calificado; es decir, al menos 17 legisladores debían decidir a favor para autorizar el financiamiento, sin embargo solo alcanzó 14 votos positivos.

El empréstito pedía mil 728 millones de pesos para reactivar la economía en Yucatán. Según la propuesta del gobernador Vila Dosal, dicho dinero servirá para crear 30 mil nuevos empleos, a fin de contrarrestar las consecuencias de la desaceleración económica provocada por la pandemia de Covid-19.

Hace unos días, Vila Dosal advirtió que de no aprobarse la iniciativa, la crisis económica se profundizaría y tardaría más en recuperarse la economía del estado.Si esta iniciativa no se aprueba, la crisis económica va a ser más profunda, mucha gente no va a encontrar trabajo y desafortunadamente el pan va a faltar en muchos hogares de Yucatán”, aseguró.

De los seis diputados del PRI que habían votado a favor en la Comisión de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal, Janice Escobedo Salazar y Enrique Castillo Ruz, finalmente dieron su voto en contra. A ellos se unieron los también priistas Felipe Cervera Hernández, Marcos Rodríguez Ruz, Karla Franco Blanco y María Teresa Moisés Escalante; los cuatro diputados de la bancada de Morena, y el diputado del PRD, Alejandro Cuevas Mena.

En su posicionamiento, el diputado panista Víctor Merari Sánchez Roca aseguró que al no aprobar el financiamiento habrá graves efectos, porque debido a la pandemia se estima la pérdida de hasta 80 mil empleos en sectores de construcción, manufacturero, comercio y de servicios, que son los que más aportan al PIB estatal. Actualmente hay más de 28 mil desempleados en Yucatán.

Por su parte, el legislador priista, Luis Enrique Borjas Romero, expresó que se habla de la pérdida de 23 mil empleos sólo en el sector de la construcción, “y si se suman otras ramas económicas, como la industria, el comercio, los servicios y el turismo, seguramente se duplicaría o triplicaría la cifra. Y eso que no existen datos de la economía informal, donde el impacto parece ser mayor”.

Detalló, además, que se espera una caída de casi 34 mil millones de pesos en el Producto Interno Bruto (PIB). “No se necesitan estudios especializados para pronosticar que, a causa del impacto económico del coronavirus, la pérdida de empleos y la falta de ingresos aumentará el número de pobres”, apuntó.

En su momento, empresarios yucatecos también habían solicitado a los diputados yucatecos la aprobación del empréstito para regresar a la dinámica comercial del estado, al tiempo que señalaron la importancia de contratar el mayor número de constructoras yucatecas y que los materiales se compraran a proveedores locales.