Llegan a Suprema Corte las quejas contra la granja porcina cerca de Homún

0
114


El pasado 5 mayo, mediante un escrito a la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México, diversos científicos, médicos y expertos en salud pública; presentaron reclamos constitucionales que fueron planteados  por niños y niñas mayas a la aprobación de una granja industrial porcícola en la Península de Yucatán. 

Se cuestiona a las autoridades por permitir la operación industrial de 49 mil cerdos en un área ecológicamente sensible; que se encuentra cerca del  pueblo maya de Homún.

“Permitir la instalación masiva, a pesar de los riesgos para la calidad del aire, el agua y la salud humana, viola el derecho de las niñas y los niños mayas a un medio ambiente sano, así como la autonomía como pueblo indígena”.

 

Este caso resultó en la suspensión de la operación de las instalaciones y está programado para ser escuchado por la Suprema Corte de México a finales del presente año. 

Alejandro Olivera, quien es representante en México del Centro para la Diversidad Biológica dijo: 

 “Agregar otra mega granja abrumará este frágil ecosistema con excrementos y gases nocivos de animales”.  

 “La contaminación derivada de las granjas porcinas industriales ya ha degradado de manera desproporcionada enormes extensiones de tierra y agua de comunidades indígenas en la Península de Yucatán”, concluyó. 

“Amigo de la Corte”, es el escrito que enviaron y está firmado por: Earthjustice, Centro para la Diversidad Biológica, Coastal Carolina Riverwatch, Greenpeace México, Waterkeeper Alliance y los expertos Larry Baldwin, Dr. Lawrence Cahoon, Dr. Meghan Davis; entre otros.

Este escrito contiene evidencia científica sustancial sobre los daños graves e irreversibles a la salud humana y al medio ambiente; asociados con las operaciones industriales de granjas porcinas. Entre estos se incluye la contaminación del agua (además de los los cenotes); la emisión de contaminación atmosférica nociva; la propagación de patógenos peligrosos y la contribución al cambio climático.

Numerosos estudios científicos proporcionan evidencia respecto a las operaciones industriales de cerdos. Estos liberan contaminantes a las comunidades vecinas y  afectan la salud y calidad de vida de los vecinos. Lo cual se ha asociado con aumentos en los síntomas respiratorios y de asma; presión arterial; así como estrés y ansiedad entre los residentes que viven cerca. 

Además señalan que las operaciones de granjas industriales de animales son contaminantes notorios. La operación de esta granja en particular podría generar más de 272 millones de kg. de orina y heces cada año; que es más de lo que genera toda la población humana de Tijuana. No obstante, el desperdicio se almacenará en pozos descubiertos, que posteriormente eliminarán en campos cercanos (práctica empleada por muchas granjas industriales de animales en los Estados Unidos).

“La península de Yucatán se ve frecuentemente afectada por huracanes, lo que probablemente hará que los pozos de desechos de esta instalación se desborden”, puntualizó la Dra. Ana María Rule

La también profesora y asistente de salud e ingeniería ambiental y directora del Laboratorio de Evaluación de Exposición de la Universidad Johns Hopkins, agregó:

  “Ya ha sucedido en los Estados Unidos varias veces en los últimos años, y no hay razón para creer que no sucederá en el ecosistema más frágil y único de la península de Yucatán”.

Para leer el escrito completo de esta petición, accede a: https://earthjustice.org/sites/default/files/files/amicus_scjn_homun_5may_sefa_647_2019.pdf