22 mil hectáreas son deforestadas anulamente en Yucatán

0
114


En un año, más de 22 mil hectáreas son deforestadas en la selva de Yucatán: Eduardo Bestard Barrera; jefe del departamento de Restauración y Protección de la Promotoría de Desarrollo Forestal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor). Quien precisó que la agricultura, ganadería y expansión de la industria inmobiliaria son las actividades de mayor depredación en la selva de la entidad.

Ante este escenario, Pronatura Península de Yucatán A.C. (PPY), precisó que el estado ha perdido entre el 60% y 70% de la vegetación original que tenía la región en un periodo de 100 años. Debido a esto, la Conafor colabora en la recuperación de vegetación forestal y de acuerdo al biólogo Bestard Barrera; a través de programas y subsidios destinados a agrupaciones civiles, a proyectos de investigación y a comunidades para emprender acciones de restauración ecológica.

Barrera expresó que se trabaja en la restauración de manglares de la costa norte de Yucatán, en Dzilam de Bravo; donde se aportó con 2 millones de pesos. Por lo que indicó que la dependencia tiene una meta para recuperar 2 mil 500 hectáreas anuales de selva, a través de cada uno de los programas que aporta.

 

¿Qué sucede con el uso de suelo?

Los permisos de construcción en nuevos fraccionamientos y cambios de uso de suelo, son otorgados por el estado y el municipio, a través de un comité en el que participa la Conafor. Por lo que informó que han subrayado la necesidad de tener mejores prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles. No obstante, no se percibe la insistencia en modificaciones para la construcción de fraccionamientos. 

A causa de esta situación,  Efraín Acosta Lugo, coordinador técnico de Pronatura, pone en evidencia que la pérdida de selva es por el crecimiento importante que se ha dado en los alrededores de Mérida. Lo cual, claramente causará severos problemas ambientales en el futuro; así como ha sucedido en miles de lugares alrededor del mundo.

Acosta Lugo expone que la reglamentación municipal permite dichas acciones. Si bien, las empresas cumplen con reglamentos y autorizaciones, carecen de una revisión en la que se conserve la vegetación. Es necesario que se encuentren maneras, económicamente viables y ambientalmente sustentables. 

El experto precisó que los ciudadanos y también los productores y ganaderos deben enfocarse en cambiar sus prácticas para crear más en una forma sustentable para recuperar la vegetación. 

“Necesitamos encontrar maneras en la que los productores puedan seguir produciendo, con mayor valor, en menor superficie; de una manera más sustentable, que permita la regeneración de las selvas”, expresó.

 

En otro panorama, indicó que en el estado, la producción ganadera del oriente y la henequenera del centro son las que más han cambiado la vegetación, cuyas zonas son las más deterioradas, pero con posibilidades para restaurarse.