El bioplástico marino gana el Premio Internacional James Dyson 2019

0
19

REINO UNIDO, 14 de noviembre (AlmomentoMX).-  En 1950, la población mundial de 2.5 mil millones de personas producía 1.5 millones de toneladas de plástico; en 2016, una población mundial de más de 7 mil millones de personas produjo más de 320 millones de toneladas de plástico. Eso equivale al peso de más de 800,000 Torres Eiffel.

La mayoría de los plásticos bio y compostables no son generalmente adecuados para las infraestructuras de tratamiento de residuos existentes.

En el marco de la 15 presentación anual del Premio James Dyson, que reconoce conceptos innovadores en ingeniería y diseño, fue anunciada la ganadora internacional de este este certamen. Se trata de Lucy Hughes, de 24 años de edad y estudiante de la Universidad de Sussex (Reino Unido).

Lucy creó una alternativa plástica a base de desechos de pescado llamada MarinaTex. Con este invento, la joven intenta resolver el problema de los plásticos desechables y las corrientes de desechos generadas por los residuos marinos.

MarinaTex es un material de lámina translúcido y flexible, ideal para aplicaciones en envases de un solo uso. Gracias a su fórmula única de algas rojas para unir las proteínas extraídas de los desechos de pescado, tiene fuertes enlaces superpuestos que le dan fuerza y ​​flexibilidad.

El material es relativamente ligero en recursos, necesita poca energía y temperaturas menores a 100 grados para producirse. Entre sus ventajas destaca el tiempo de biodegradabilidad, que va de cuatro a seis semanas, además es adecuado para el compostaje doméstico y no filtra toxinas, eliminando la necesidad de una infraestructura propia para gestión de residuos.

Respecto a su galardón, Lucy comentó lo siguiente:  “Estoy encantada de que MarinaTex haya sido reconocida con el Premio James Dyson. El invento lo tenía desde mi infancia y nunca pensé que llegaría a esta etapa, por lo que es realmente alentador que el potencial del material sea reconocido por un premio tan prestigioso. Estoy emocionada por tener la oportunidad de realizar mayor investigación y desarrollo para explorar todos los usos posibles de MarinaTex, teniendo en cuenta la forma, la función y su huella”.

Como ganadora internacional del Premio James Dyson, Lucy recibirá 30,000 euros (638,118 pesos aproximadamente) con el objetivo de comercializar su invento de manera sostenible, así como para futuras investigaciones para convertir a MarinaTex en una respuesta global frente al problema de los abundantes desechos plásticos, aprovechando las soluciones locales.

Por su parte, Sir James Dyson, expresó que: “El Premio James Dyson recibió algunas ideas que invitan a la reflexión este año, y a más participantes femeninas que nunca, lo que hace que la evaluación sea muy difícil. Finalmente, decidimos elegir la idea sin la cual el mundo podría prescindir. MarinaTex resuelve elegantemente dos problemas: la ubicuidad del plástico de un solo uso y los desechos de pescado. Una mayor investigación y desarrollo asegurará que MarinaTex evolucione aún más, y espero que se convierta en parte de una respuesta global a la abundancia de residuos plásticos desechables”.

El premio es un esfuerzo más de la Fundación James Dyson, la cual trabaja para inspirar a los jóvenes en temas de diseño e ingeniería: desde niños de primaria hasta estudiantes universitarios y graduados, la fundación apoya a los próximos talentos  a través de recursos gratuitos y talleres para las escuelas.

Los otros dos finalistas internacionales del Premio James Dyson fueron Anna Bernbaum, de la Dyson School of Dyson Engineering, Imperial College London (UK), quien presentó Afflo, dispositivo portátil habilitado para la Inteligencia Artificial que monitorea los síntomas asmáticos y predice los desencadenantes, permitiendo a los usuarios tomar decisiones basadas en datos sobre el manejo de su padecimiento; y Ryan Tilley, estudiante de la RMIT University, Sydney, Australia, con el invento Gecko Traxx que consta de un accesorio portátil y accesible para silla de ruedas, que permite el acceso a terrenos complicados como playa o fuera de la carretera.

Regionalmente, México tuvo presencia con 18 innovadoras propuestas de las que se eligieron tres ganadores nacionales tomando en cuenta su viabilidad, originalidad y aplicación:

Paflec (pavimento de goma autoregenerativo): Se trata de un pavimento hecho a base de llantas que se regenera al absorber el agua. Fue creado por Israel Antonio Briseño de la Universidad Autónoma de Coahuila.

HA-WA: Es un sistema de higiene automático que tiene el propósito de reducir, reutilizar y reciclar el agua que se usa cuando nos lavamos las manos. Fue creado por Gustavo Montiel, Emanuel Sánchez, Gerardo Peralta, Martín Ocampo, Jorge Ruiz y Roberto Millán, de la Universidad Tecnológica Emiliano Zapata.

AMOB (muletas de cartón): Aparato ortopédico de bajo costo elaborado con cartón reciclado para que sea accesible a prácticamente toda la población, además de ligero, reciclable y fácil de transportar. Fue creado por Rafael Riego.

AM.MX/fm

The post El bioplástico marino gana el Premio Internacional James Dyson 2019 appeared first on Almomento.Mx.