domingo, mayo 22, 2022
InicioOpiniónEl Camino Blanco de Cobá y Yaxuná

El Camino Blanco de Cobá y Yaxuná

Adrián García Aguirre

* Es la vía maya más larga jamás descubierta.
* Carretera prehispánica hecha con piedra caliza y yeso.
* Con tecnología, investigadores miraron a través de la vegetación.
* Así aprendieron más sobre este sendero, el mayor de todos.
* La tecnología LIDAR permite descubrir lugares desconocidos.
* Los más recientes hallazgos abarcan de 2014 a 2017.

Perdido entre la inmensa selva del sureste mexicano se encuentra un trayecto edificado por la cultura maya, el más grande que hicieron sus sabios constructores, una maravilla de la ingeniería cuya sofisticación es equiparable o más a la de todas las pirámides edificadas en Mesoamérica.

Se trata del Camino Blanco hecho de piedra caliza y cubierto con yeso, cuyo trazo lo ordenó una reina, convirtiéndolo en una de las obras más impresionantes del mundo maya.

Al final del período Clásico, Chichén Itzá estaba en una etapa de crecimiento, cuando la ciudad de Cobá buscaba la forma de mantener su poder, y que para expandirse necesitaba una base en el centro de lo que hoy es la península de Yucatán, y por eso pusieron la mirada en la ciudad de Yoxuná, conocida por su pirámide, tres veces mayor que el Templo de Kukulkán.

Fue así como la reina K’awiil Ajaw mandó construir un camino a Yaxuná que serviría para conquistarla, obra considerada uno de los mayores logros de la gobernante; quien además tenía fama de ser una guerrera temible, algo que se puede comprobar gracias a los códices que la retrataban con los prisioneros de guerra atados a sus pies.

Es difícil explorar la zona a causa de la densa vegetación que la cubre; sin embargo, Tracy Ardren, arqueóloga y profesora de antropología de la Universidad de Miami, y un grupo de especialistas se dieron a la tarea de investigar a profundidad la zona mediante una avanzada tecnología conocida como LIDAR.

Este método permitió conocer unos cien kilómetros de esta carretera prehispánica que data de hace trece siglos, tecnología que ha permitido a los arqueólogos detectar, medir y mapear estructuras de difícil acceso, a través aviones de bajo vuelo que disparan destellos de láser a gran velocidad.

Luego miden la cantidad de tiempo que tarda cada pulso en recuperarse. Las diferencias en los tiempos y las longitudes de onda del rebote se utilizan para crear mapas digitales en 3D.

¿Qué descubrieron? La iniciativa recibió el nombre de Proyecto de Interacción del Centro de Yucatán (PIPCY) y se realizó entre 2014 y 2017, aunque los resultados fueron publicados recientemente en el Journal of Archaeological Science.

Entre los principales hallazgos destaca la identificación de más de ocho mil estructuras cubiertas de árboles, equivalentes a tres mil piscinas olímpicas, en dimensiones de enorme relevancia que sorprendieron a los científicos del mundo.

Además, gracias a ello también se descubrió que el camino no es una línea recta, sino al contrario, pues se desvía para pasar por pueblos y ciudades entre Cobá y Yaxuná, lo que sugiere que fue construido para incorporar estos asentamientos al imperio central.

Ahora, los investigadores buscan determinar si hay similitudes entre los artículos para el hogar en ambas ciudades, tanto antes como después de la construcción de la carretera. Para esto ya se planean excavaciones en los dos lugares para el futuro inmediato.

The post El Camino Blanco de Cobá y Yaxuná appeared first on Almomento | Noticias, información nacional e internacional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS






MÁS LEÍDO