Con un operativo especial, animales de “Animaya” fueron resguardados ante las recientes lluvias



MÉRIDA.— Ante los recientes fenómenos meteorológicos que afectaron al municipio, el Ayuntamiento de Mérida dispuso un operativo especial en el parque del Bicentenario “Animaya” para salvaguardar a las especies que alberga, afirmó el alcalde Renán Barrera.

Durante una visita al “Animaya”, que al igual que el Centenario se mantiene cerrado al público a causa de la pandemia del COVID-19, Barrera Concha destacó el compromiso municipal de protección y cuidado de la fauna.

Por eso y para evitar mayores complicaciones luego de la extraordinaria precipitación pluvial que generaron “Cristóbal”, “Gamma” y los huracanes “Delta” y” Zeta”, se reforzaron acciones en el zoológico, lo que evitó afectaciones a los animales, señaló.

Indicó que, dadas las condiciones del suelo, con partes hondas y un lago, el zoológico “Animaya” requirió este operativo especial, que se aplicó de acuerdo con el protocolo de contingencias establecido en la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAS).

Aunque estamos realizando todos los trabajos necesarios para que el parque regrese a la normalidad, hay que destacar que será necesario esperar a que las condiciones del subsuelo mejoren, ya que en pocos días cayó una cantidad de agua inédita, que saturó el manto freático, apuntó.

En su visita a “Animaya”, Renán Barrera constató que la mayoría de los animales permanece en áreas reforzadas dentro de las mismas instalaciones, a donde fueron trasladados en cuanto se tuvo conocimiento de la inminente llegada de los fenómenos naturales que traerían intensas lluvias.

Por su parte, el director de Servicios Públicos Municipales, José Collado Soberanis, indicó que además de las áreas del hospital veterinario del zoológico donde se resguardaron varios ejemplares, también se habilitó la zona de andadores, con el retiro de botes de basura y el aseguramiento minucioso de las rejas de contención.

El operativo ha tenido éxito porque con el traslado a zonas secas y seguras se consiguió mitigar el daño emocional y físico que le ocasionaría a los animales el contacto permanente con el agua, afirmó.

Los flamencos fueron trasladados a zonas secas, previa poda de plumas remeras para evitar fuga o intento de vuelo. Mientras que los reptiles se colocaron en contenedores cerrados y permanecen resguardados en un sitio seco y seguro. Y las crías de primates fueron puestas en transportadoras.

Las cajas de abejas nativas fueron selladas con los miembros de la colonia en su interior y con alimento de provisión para que resistan hasta que las condiciones permitan dejar su nido y realizar la recolecta de polen y néctar.  Las aves pequeñas, como loros y tucanes, fueron colocadas en jaulas individuales.

Te recomendamos: 

Panteones de Mérida si permanecerán abiertos este Día de Muertos

EM/dsc